Archivo de Artículos Deisponibles en Internet

Inglés Español

Artículos 1–20 de 48 para Todos los registros

anterior || siguiente

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Octubre–Diciembre 2011

Continuando con nuestra carga espiritual acerca del Libro de Daniel, en este artículo tomamos el capítulo 10, el inicio de una visión de Daniel la cual sigue de manera continua hasta el final del libro. En este capítulo, Daniel es visto de nueva cuenta como un hombre que no cesa de orar. Previamente, en el capítulo 6, cuando fue amenazado con ser echado en el foso de los leones, este profeta continuó dedicado en su vocación de la oración. Él nunca dejó de orar; nunca tomó unas vacaciones en su devoción para con Dios. Fue a través de este canal de la oración que Daniel se mantuvo en contacto con el cielo y por medio del cual recibió las revelaciones de los eventos venideros. Sin su hábito de la oración, Daniel hubiera sucumbido a convertirse en un judío típico en el cautiverio. La oración abrió el cielo a su mirada profética y desplegó el panorama de los eventos venideros delante de sus ojos. Por ejemplo, en el capítulo 9, durante las oraciones de Daniel en el día, Dios le reveló la visión de las 70 semanas. Esta visión se ha convertido en una clave crítica en el discernimiento con respecto a los Últimos Tiempos del Cristiano. ¡Cómo debemos todos obedecer la necesidad de velad y orad! …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Octubre–Diciembre 2011

En el capítulo 9, Daniel se preguntó si los tiempos de los Gentiles se terminarían pronto, al menos, con respecto a la liberación de los judíos. No obstante, se percató que otras 70 semanas de años habían sido designadas para ellos. Durante ese designado “Tiempo de los Gentiles”, ¿Cuál sería la relación entre los Gentiles y los Judíos? Esta carga espiritual culmina en el capítulo 12, en donde a Daniel se le avisa de un tiempo venidero, un tiempo de angustias como nunca lo había habido en la nación de Israel. La nación de Israel ha tenido varios tiempos de grandes angustias a través de toda su historia, lo cual nos conduce hasta esta dura profecía; estos tiempos deben ser observados con cuidado. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Octubre–Diciembre 2011

En nuestro último artículo cuidadosamente observamos cómo Satanás se convirtió en el “príncipe de la potestad del aire”. Aunque este evento parece haberse llevado a cabo en su caída, él se ha esforzado en formar parte de las obras del hombre sobre la Tierra. Conforme el hombre comenzó a multiplicarse sobre la Tierra, varios pecados se volvieron más prominentes; algunos de ellos están ejemplificados en Génesis 6 (el tiempo del Diluvio), y Génesis 11 (durante la construcción de la torre de Babel). Más y más, los hombres buscaron colaborar con este “príncipe de la potestad del aire” con el propósito de convertirse en autoridades y poderes más grandes sobre la Tierra. A través de esta lealtad, Satanás se convirtió en el “dios de este mundo”. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Septiembre 2011

Los poderes convergentes sobre el planeta Tierra deben ocasionar que todo verdadero cristiano esté en una postura velando y orando, si, en una postura de preparación para la venida de nuestro Glorioso Salvador. Esta Bendita Esperanza debe estar siempre purificando nuestras almas como parte de la preparación para ese evento en el cual Cristo nos llamará para Sí Mismo. La carga espiritual para los siguientes artículos en Inmediatamente será tomada del profeta Daniel del Antiguo Testamento, con respecto a lo que el Señor le permitió ver a través de las eras del tiempo. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Septiembre 2011

Como predicador del Evangelio, me he vuelto más consciente del hecho que pueda estarle predicando a la última generación de hombres jóvenes y señoritas antes de la venida de Cristo en un rapto del mismo modo que la venida del Anticristo y del reino final del hombre en profecía. Estamos en la peor generación, la más obscura y la más engañosa de la historia. Puede ser la generación preludio antes de la llegada del Periodo de la Tribulación. Por esto es crucial que el remanente del pueblo de Dios llegue a un entendimiento del Libro de Daniel. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Septiembre 2011

Ningún otro libro en la Biblia ha sido atacado como el Libro de Daniel. Desde los tiempos de Porfirio de Siria, hace alrededor de 1,700 años atrás, este libro ha estado en el ojo de la crítica. Porfirio clamaba que en lugar de haber sido escrito por Daniel alrededor del año 533 a.C., fue una falsificación escrita en el tiempo de los Macabeos alrededor del año 168 a.C. después de Antioco Epífanes (cuya apariencia es claramente dicha de antemano en el libro), con el propósito de confortar a los judíos en sus tiempos de pruebas. Irónicamente, la traducción de la Septuaginta (el Antiguo Testamento en Griego) del año 258 a.C. incluía el Libro de Daniel, más de 100 años antes que los críticos hablaran de su escritura. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Mayo/Junio 2011

El libro de Apocalipsis, así como el de Daniel, es apocalíptico. Apocalíptico es un término que significa “develar” o “descubrir” así como “revelar” algo que había estado de antemano escondido. Los escritos Apocalípticos son regularmente escritos en tiempos de problemas y angustia en el pueblo de Dios. Al leer este libro apocalíptico es evidente que persecuciones y dificultades ya habían estado amenazando la Iglesia. Había problemas serios y sufrimientos, tanto externos como internos. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Mayo/Junio 2011

En el artículo anterior observamos que Cristo dirige Su mensaje de Apocalipsis 3:14–22 al ángel de la Iglesia de Laodicea. El Señor le dice a este mensajero que su congregación se ha convertido en “tibia”. La palabra griega que se traduce como tibia ocurre solo en esta ocasión en el Nuevo Testamento; tiene el significado de “agua tibia”. En esta declaración Cristo habla de tres diferentes estados espirituales: un estado de frialdad, un estado de calor o fervor, y un estado de tibieza. Hay muchos en el mundo quienes son fríos para las cosas de Cristo; el Evangelio los deja totalmente inconmovibles e indiferentes para cualquier aspecto de fervor espiritual. Todo creyente conoció alguna vez este estado de frialdad que no daba evidencia de la gracia de Dios. Por el contrario, aquellos que son descritos como calientes espiritualmente son quienes muestran genuino fervor espiritual y no dejan lugar a duda de su vida eterna, del poder de la santificación y de la presencia del Espíritu Santo; ellos tienen un testimonio ferviente. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Mayo/Junio 2011

Cristo deja muy claro en esta epístola al mensajero de la iglesia de Laodicea que la tibieza es una condición o estado espiritual. Es evidente que el pastor debía revelar a la congregación la condición de tibieza espiritual en la cual ellos se encontraban. Aunque existe la implicación que esta condición posiblemente pudiese cambiar, pareciera ser al final de la epístola que ellos habrían de escoger no cambiar. La declaración: “Te vomitaré”, o en la gramática Griega, “Estoy a punto de vomitarte de mi boca”. La iglesia de los Últimos Tiempos se encuentra en un estado de tibieza espiritual, el cual es un estado mucho más peligroso que la frialdad. El estado de tibieza es otro término en la Biblia para apostasía. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Marzo/Abril 2011

Como hemos observado en los artículos previos, la presentación pública del Fundamentalismo se está mezclando dentro del Neo-Evangelicalismo. A través del curso de varias décadas, el Fundamentalismo ha abrazado lentamente al Neo-Evangelicalismo a través del uso de su metodología de evangelismo, su enfoque acerca de la educación, sus escritos, su música, y sus ministros. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Marzo/Abril 2011

“Por tanto, eleva oración por el remanente que aún queda” (2 Reyes 19:4). Quizás esta debiera ser nuestra oración en la era Postmoderna del Fundamentalismo Histórico. Hemos anhelado y orado por un avivamiento que pueda ser un llamado al Fundamentalismo para que vuelva a su legado espiritual, a los propósitos de su existencia, y por supuesto, que vuelva a acercarse a su Dios. No obstante, los últimos años han sido una prueba de que no existe en los líderes el deseo por dicho avivamiento, ni tampoco existe dicho deseo en los corazones de las nuevas generaciones de jóvenes líderes que están egresando de las escuelas Fundamentalistas. La mayoría de los Fundamentalistas se han aclimatado a una especie de Cristianismo en dirección de la música contemporánea, a un estilo de predicación que no ofenda a nadie, y a una lenta retirada del campo de batalla. Por ello, debemos comenzar a orar únicamente por el remanente dentro del Fundamentalismo. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Enero/Febrero 2011

Hemos iniciado otro año en el siglo XXI, y está llevándonos lejos de la presencia evidente e influencia del Fundamentalismo del siglo anterior. El Congreso Mundial del Fundamentalismo de 1999 mostró una evidencia preocupante de cambios cruciales que hoy en día ya se han llevado a cabo. La generación presente del Fundamentalismo profesante, la cual desconoce todo lo relacionado al Fundamentalismo Histórico, solamente experimenta un nuevo Fundamentalismo el cual es producto de la dilución de la verdad y de cambios corruptibles. La antigua línea de separación entre el verdadero Fundamentalismo y el Neo-Evangelicalismo ha sido eliminada. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Enero/Febrero 2011

Con cuánta frecuencia vienen momentos cruciales a un movimiento como el Fundamentalismo, para probar si será disuadido de su curso señalado. Aunque existieron síntomas que aparecieron en los 1970s, cuando mi padre y yo ingresamos al movimiento Fundamentalista, no fue sino hasta los 1980s que tales momentos de preocupación se convirtieron en algo cada vez más evidente. Hemos dejado por completo el sistema de la denominación Pentecostal al igual que a sus líderes eclesiásticos, su música contemporánea, y sus tendencias muy marcadas hacia el Cristianismo existencialista. Es triste decir que empezamos a observar síntomas similares apareciendo dentro del Fundamentalismo. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Octubre 2010

Aunque nuestra pluma se haya retrasado por algunos meses, por lo cual me disculpo, ahora damos un paso al frente con la carga espiritual continua del Postmodernismo. Los poderes influenciables del Postmodernismo han permeado tanto nuestro sistema político a través del sistema Post-América de Obama, al igual que nuestro sistema religioso a través del movimiento de la Iglesia Emergiente. Sin embargo, aun más impactante es la invasión del Postmodernismo dentro del movimiento Fundamentalista; la evidencia más obvia de entre varias de ellas de que esto es verdad, lo observamos en la partida del Fundamentalismo del Fundamentalismo “histórico” para abrazar el Post-Fundamentalismo. Este hecho es obvio a través de los innegables cambios con los cuales los colegios y universidades se han rendido delante del Neo-Evangelicalismo. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Octubre
 2010

Históricamente, el Fundamentalismo ha sido el bastión y fortaleza del Remanente durante muchas décadas hasta el día de hoy. Ha sido el arma de Dios para confrontar a los Liberales, a los Modernistas, a los Romanistas, y aun al Neo-Evangelicalismo. Desde finales de 1970’s, hemos observado una creciente tendencia dentro de sus organizaciones que sutilmente ha carcomido su voto Nazareo delante de Dios. Debemos preguntar si el Fundamentalismo hoy en día, como Sansón, se ha quedado dormido sobre las rodillas de la mundana Dalila con los barberos del Neo-Cristianismo que están cortando sus guedejas (aquellas peculiaridades señaladas por Dios que han sido las evidencias de la presencia de Dios y de Su unción). El Fundamentalismo ha puesto sus ojos sobre las señales visibles de grandes iglesias, más dinero, menos estándares, y mayor coqueteo con el mundo y sus seducciones. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Octubre
 2010

Nosotros creemos que estamos en el Tiempo Final de los Postreros Días; por lo tanto, una parte de las obras de Cristo es la de preparar a los santos para Su venida secreta en las nubes (1 Tesalonicenses 4:13–18). La “lluvia temprana” del Espíritu Santo vino en la época de siembra de la semilla del Evangelio durante el libro de los Hechos; del mismo modo, una “lluvia tardía” ha llegado (Santiago 5) para preparar la cosecha de los frutos para el Maestro. Este derramamiento de la lluvia tardía parece haber comenzado a mediados de los 1800’s; una de sus consecuencias fue la revelación de los libros de Daniel y del Apocalipsis para la obtención de un entendimiento más profundo. Así como la última parte del Libro de los Hechos sucedió en el periodo subsiguiente de la lluvia temprana, así mismo nosotros nos encontramos viviendo en el periodo subsiguiente de la lluvia tardía. Mientras que el movimiento Carismático que continúa expandiéndose es una herejía que imita la verdad de la lluvia tardía, el Remanente hoy en día se encuentra a sí mismo con un poco de lo que queda de la lluvia tardía. Creemos que la cosecha de la Segunda Venida de Cristo, se llevará a cabo pronto. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Julio–Octubre
 2010

Al continuar con nuestro cuarto artículo en esta edición respecto del Post Fundamentalismo, debemos ser conscientes de lo que las Escrituras dicen respecto los Postreros Días. Triste pero cierto, el Fundamentalismo como movimiento, se encuentra en la agonía final al entrar a su propia apostasía final. Cuando el Fundamentalismo comenzó, era un río puro con el llamamiento del cielo para defender sin disculparse a la Fe “una vez dada a los santos”. Sus primeros líderes sabían que los Liberales y los Modernistas estaban intentando eliminar la Fe y esparcir su propia fe a través de sus seminarios para introducirlos en los púlpitos de las denominaciones. Con cuánta frecuencia leemos en las Escrituras, “y aconteció andando el tiempo”. Con frecuencia esta frase marca un cambio para empeorar, no para mejorar. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Mayo/Junio 2010

Durante los próximos artículos de Inmediatamente, estaremos desarrollando varios aspectos concernientes a la Iglesia de los Últimos Tiempos, hacia dónde se dirige, y cómo su asimilación del Fundamentalismo será una necesidad. Hemos observado en artículos anteriores la presuposición filosófica del “Post-modernismo” una filosofía más allá del “modernismo” o de la “razón”. El Postmodernismo está construido sobre la premisa de experiencias existenciales hasta el punto de negar la razón y lo absoluto de la verdad. Esta filosofía emerge dentro de la Iglesia institucional a través de todo el mundo bajo el título de Iglesia Emergente o Iglesia Emergiente. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Mayo/Junio 2010

Al hablar acerca de las siete pequeñas epístolas de Apocalipsis 2 y 3, es importante reconocer de manera cuidadosa que las epístolas están dirigidas, no a las iglesias, sino al “ángel” de cada iglesia. La palabra ángel literalmente significa “mensajero”. Estos mensajeros son siete estrellas en la mano derecha de Cristo según Apocalipsis 1:16, 20, y Apocalipsis 2:1. Cuando Apocalipsis 1:11 declara, “Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia”, las iglesias son mencionadas como recipientes de tales mensajes. Cristo hace mención entre las iglesias (los candeleros) y los mensajeros de tales iglesias (las estrellas en Su mano derecha). Notemos que en cada uno de los saludos en las epístolas, Cristo procede a declarar “al ángel de la iglesia en. . . ” Después del saludo, Cristo procede a declarar, “yo conozco tus obras”, etc. Es como si estuviese escribiendo de manera específica al pastor de cada iglesia más que a la iglesia misma. …

Dr. H. T. Spence  |  Fecha de Publicación: Marzo/Abril 2010

Cada uno de los siete Yo Soy mencionado en el Evangelio según San Juan nos ofrece una percepción única acerca de Jesucristo. Cuán grandes campos de verdad son abiertos para nosotros en esas siete declaraciones con respecto a Quién es Él y Qué es Él: “Yo soy el Pan de Vida”, “Yo soy la Luz del Mundo”, “Yo soy la Puerta”, “Yo soy el Buen Pastor”, “Yo soy la Resurrección y la Vida”, “Yo soy la Vid Verdadera”, y “Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida”. …

anterior || siguiente